En la actualidad es bastante común conocer personas que han descuidado su salud o familia por considerar su trabajo como lo más importante de la vida. En una sociedad tan competitiva, no es extraño sentirnos agobiados o en riesgo de perder nuestro empleo de vez en cuando. ¿Qué dice la Biblia acerca del trabajo?

“¡Vamos, joven perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en cómo trabaja, y aprende a ser sabio como ella! La hormiga no tiene jefes, ni capataces ni gobernantes,  pero durante la cosecha recoge su comida y la guarda. Jovencito perezoso, ¿cuánto más seguirás durmiendo?, ¿cuándo vas a despertar?  Te duermes un poco, te tomas la siesta, tomas un descansito y te cruzas de brazos… ¡Así acabarás en la más terrible pobreza!”  Proverbios 6:6-11

Leemos que la Biblia condena la pereza, pero tampoco promueve que la gente se vuelva adicta al trabajo, más bien fomenta un equilibrio. Nos aconseja que dediquemos suficiente tiempo a descansar, no sin antes haber dedicado el tiempo al trabajo.

“El que desea tener sin trabajar, al final no consigue nada; ¡trabaja, y todo lo tendrás! “ Proverbios 13:4

El propósito final del trabajo debe ser contar con los medios para vivir y mantener a la familia. Si bien es cierto que las cosas son más caras cada día, la Biblia también nos invita a controlar los gastos; no a vivir en la miseria, sino a evitar las compras innecesarias.

Luego miró Jesús a los que estaban allí, y les dijo: «¡No vivan siempre con el deseo de tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz.» Lucas 12:15

¿Cómo ponerlo en práctica? Siendo un buen trabajador, esforzándote por encontrar el lado positivo a tus labores y hacerlas lo mejor posible. No olvides lo que nos dice Colosenses 3:24… “Recuerden que sirven a Cristo, que es su verdadero dueño.” Además, si trabajas con esfuerzo, tendrás mayor sentido de logro y te sentirás más satisfecho al final del día.

Te compartimos un video con algunos versículos más acerca del trabajo:

Entonces, no debemos estar tan dedicados al empleo a tal grade de descuidar a la familia o la salud, es necesario el descanso de vez en cuando, pero sin duda esos descansos se disfrutan más después de haber trabajado esforzadamente.